Hogar

Minimalismo y Contentamiento: su impacto en nuestra vida de fe

MB. Instagram and Featured Images

La conversación sobre el minimalismo y el contentamiento es una que debemos tener no importando la fecha en el calendario. Mientras escribo estas palabras por primera vez, nos encontramos en medio de la época en la que se realizan más compras, y mientras navego esta temporada te comparto mi reflexión. 

La moda del minimalismo

El minimalismo es reducir algo a lo más básico, ya sea en la expresión artística y más recientemente conocido en el estilo de vida. 

Seguramente, has visto ideas como por ejemplo solo tener 30 prendas de ropa, o los artículos de cocina estrictamente necesarios, etc. 

Al aplicar el minimalismo a nuestra vida hay muchas implicaciones, Ana de Como ser minimalista menciona varias de ellas. Más en esta conversación quiero enfocarme en las implicaciones a nuestra vida como cristianos. 

El minimalismo puede parecer una moda más en nuestra sociedad y como cualquier moda o idea se puede llevar a un extremo, no saludable. Sin embargo, en Mateo 6:19-21 Jesús nos dijo:

No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; si no acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

No te alarmes, no te voy a decir que Jesús no nos llamó a ser minimalistas. Pero sí que nos exhorta a tener cuidado del valor que les damos a las posesiones materiales. 

Nos recuerda que nuestra identidad no debe depender de estas cosas materiales, ya que son pasajeras. Nos llama a saber y vivir como quien saber que nuestra mayor pasión e intencionalidad deben estar en los tesoros del cielo. 

Al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven. Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 
2 Corintios 4:18

Pablo le dio el mismo recordatorio a los Corintios, son muchas las cosas que podemos poseer en esta tierra, pero no debemos olvidar, que lo eterno no se puede ver. 

El minimalismo tiene un principio de reducir las cosas materiales y los procesos a lo más básico. No es simplemente un estilo de decoración o de vestir, es reconocer el valor de lo básico. 

Si creo que hay un momento en el que debemos sacar un tiempo para evaluar, si le damos el valor correcto a lo básico hablando de lo material y el lugar correcto a los tesoros celestiales.  

Copy of Idea Pin Templates 1080 x 1920
Minimalismo y Contentamiento: su impacto en nuestra vida de fe 6

La necesidad del contentamiento

Al pensar en el contentamiento, puede que la imagen que te llegue a la mente es de una persona que se ha conformado con su situación y no hace nada para cambiarlo. 

El contentamiento es vivir contentos, con alegría. En la Biblia vemos que somos llamados a contentarnos, a gozarnos sin importar nuestra condición. 

No dice que no podemos tener cosas materiales o trabajar para mejorar nuestras circunstancias, pero esas cosas no deben consumen nuestro gozo cuando faltan. 

Si somos honestas tenemos que admitir que en más de las ocasiones que nos gustaría hemos permitido que la falta de posesiones e incluso el disfrutarlas, nos impide disfrutar del gozo de la salvación que hemos recibido. 

¿Cuándo tenemos suficiente?

Pero la piedad, en efecto, es un medio de gran ganancia cuando va acompañada de contentamiento. Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él. Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos. 
1 Timoteo 6:6-8

Hablando de reducir necesidades a lo más básico, Pablo le recuerda a Timoteo y a nosotras, si tenemos comida y ropa (aunque sea el guardarropa más básico), podríamos incluir techo en esa cubierta; eso es suficiente para contentarnos. 

Detente un momento a mirar tu vida y evaluar si tienes para esas necesidades básicas. Todas estamos en una situación diferente, pero si tienes un bocado de comida, una ropa y un lugar seguro para descansar; la próxima pregunta es: ¿estoy viviendo alegre?

Otra vez, vivir alegre no significa que no puedas desear y trabajar para poder comer tus comidas preferidas, vestir como prefieres, o que tu techo este a tu nombre. Vivir alegre significa que aunque me falten esas cosas que son extras, seguimos deleitándonos en que por la misericordia de Dios hemos sido salvas. 

La escasez, menos aún la falta de aquello que nos gusta o agrada, no debe ser motivo suficiente para olvidarnos de la herencia celestial que tenemos en Cristo. 

Minimalismo y contentamiento

Mi parte de la conversación es que luego de ser más intencional en crecer en el contentamiento, es que una dosis de minimalismo es necesario. 

Hemos aclarado que el minimalismo es reducir los elementos y procesos de nuestra vida a lo más básico, y esto nos ayuda a crecer en el contentamiento. 

Al crecer en el contentamiento disfrutaremos de todo lo que tenemos. Dejaremos de soñar con lo que otros poseen y apreciaremos hasta lo más pequeño que poseemos. 

Una aclaración que debemos hacer es que el minimalismo no se verá igual para mí y mi familia, como se verá para ti y tu familia. Es necesario tener en cuenta nuestras necesidades, estilos de vida y prioridades. 

57

¿Por qué son importantes el minimalismo y contentamiento?

Una de las consecuencias más relevante del minimalismo y el contentamiento en nuestra vida es que dejaremos de poner otras cosas en el lugar de Dios. 

Por ejemplo, el dinero volverá a ser una herramienta y no lo más esencial que necesito acumular. Al suceder esto mi trabajo tomará el sitio que le corresponde y esto afectará nuestra vida familiar, relaciones con otros, servicio a la iglesia, entre otros. 

Cuando nuestras posesiones materiales se reducen, también se reducen nuestras tareas. Esta es una de mis favoritas, sobre todo con las tareas del hogar. 

Esto aplica a muchas áreas, pero por ejemplo, mientras menos juguetes es más fácil que los chicos organicen sus cuartos, una tarea menos que hacer. Menos ropa, significa mis días de lavar ropa se reducen, etc. 

Ahora, que haremos con ese tiempo que hemos recuperado, utilicémoslo para desarrollar nuestras disciplinas espirituales. Ese tiempo recuperado debemos invertirlo en cuidar de nuestros tesoros espirituales. 

El minimalismo y yo

No me considero minimalista en extremo, pero por las necesidades especiales de mi familia comenzamos una travesía hacia algo de minimalismo. Al principio cuando comencé por una razón u otra, no fue fácil y hasta me entristecía por no poder tener esto o aquello. 

Con el pasar del tiempo hemos (todos en la familia) aprendido a tener lo básico y disfrutar lo que tenemos al máximo. Mientras hemos dejado algunas cosas, he aprendido a ver los buenos resultados de tener una casa más vacía, una agenda más sencilla, etc. 

Este año como familia hemos estado creciendo en el contentamiento, vivir alegres como decía Pablo, cualquiera que sea nuestra situación. (Filipenses 4:11) Mientras estamos en esta temporada de compras y más compras, creo que es importante considerar que lugar tienen las posesiones en nuestra vida y asegurarnos que nuestro gozo y alegría estén fundamentados en Dios. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to content