Estudio Bíblico Eclesiastés

¿Qué provecho tiene la vida? – Eclesiastés 1:4-2:26

25

En las pasadas dos lecciones hemos estado prestando mucha atención a detalles de frases y palabras que se repiten durante el libro de Eclesiastés para poder entender mejor su mensaje. En esta ocasión comenzaremos a ver la pregunta mayor ¿Qué provecho tiene la vida?

Veremos un poema y un experimento, en los que El Predicador va a basar su enseñanza, al tratar de contestar esta pregunta. Primero prestaremos atención a el poema que se encuentra en Eclesiastés 1:4-11.

Poema de la Vida

El predicador comienza hablando del Dios Creador y su creación; menciona las generaciones, el sol, los límites de las aguas. Recordándonos que nosotras no controlamos ninguna de estas cosas, que mantienen el orden en el mundo que conocemos, sino que Dios es quien sostiene su creación.

A partir del versículo 8, nos lleva a contemplar la caída vemos; hace referencia a que todas las cosas son fatigosas; podemos ver la relación de esta expresión con la maldición a Adán en Génesis 3:17-19. 

Esta maldición que el Señor puso sobre la tierra y sobre el trabajo de Adán, hará que el trabajo sea arduo, la tierra para obtener su fruto hay que pasar más trabajo de lo que era esperado antes de la caída. 

Si recuerdas la lección anterior hablábamos de que esta vida debajo del sol no se compara con la expectativa del diseño que el Señor había establecido en la creación. Esto es en lo que ha estado meditando El Predicador en este poema. 

En la vida según el diseño de Dios se supone que nuestras acciones estuviesen llenas de fruto, de bendición, pero debido a la caída todo eso cambió. Ahora parece que nada tiene sentido y el trabajo es fatigoso, mucho trabajo y poco fruto o frutos temporeros. 

En el versículo 9 vemos una frase muy conocida del libro: “no hay nada nuevo bajo el sol.” Esta es una realidad cuando miramos ya sea la historia, la moda, la música o la cultura vamos a notar que no hay nada realmente nuevo. Las modas de ropa, por ejemplo, regresan cada ciertas décadas con algunos detalles diferentes.

Incluso los avances tecnológicos más impresionantes están basados en algo que ya ha existido antes. En muchas ocasiones miran a la creación y utilizan ese diseño, del Dios Creador para buscar nuevas nuevas aplicaciones de esta tecnología, que parece ser innovadora pero no lo es.

¿Nada nuevo bajo el sol?

En la lección anterior mencionamos también que a primera vista el mensaje del libro de Eclesiastés, parece ser uno fatalista; sin embargo no lo es. Al leer el resto de la palabra de dios, veremos que en realidad hay dos cosas que serán nuevas, no de nuestra parte sino de parte de Dios.

La primera la vemos en un versículo que es bastante conocido, 2 Corintios 5:17:

de modo que si alguno está en cristo nueva criatura es las cosas viejas pasaron ahora han sido hechas nuevas

La palabra nos enseña que si nosotros estamos en Cristo, seremos una nueva criatura. Así que si tú has puesto tu fe en el Señor, si has reconocido que eres una pecadora que necesita salvación y que esa salvación sólo proviene por medio de Cristo; tú pasas a ser una nueva criatura. 

Pasas a hacer algo nuevo debajo del sol, a pesar de que vivimos en esta tierra y en este mundo caído, vivimos de una manera diferente. Vivimos buscando agradarle a Él y anhelando la vida que existe por encima del sol. 

Esta nueva manera de pensar y de vivir nos es dada porque tenemos un entendimiento de esa eternidad que el señor ha puesto en nuestro corazón. (Eclesiastés 3:11) Así que eso es lo primero que podemos ver como nuevo debajo del sol; el Señor al nosotros poner nuestra fe en Cristo nos hace nuevas criaturas.

Lo segundo nuevo que leemos en la palabra que será hecho que todavía no ha sido hecho aún lo vemos en Apocalipsis 21:1-8 en esta porción de la palabra que te invito a leer, leemos sobre la restauración de la creación de Dios donde tendremos un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva. 

Dicha restauración se cumplirá en el reino Perpetuo de Dios donde nosotros estaremos con Él, como su pueblo habitando con Él y ese momento será sin la intervención/limitación del pecado. No habrá esa separación, y habremos alcanzado lo que tanto anhelamos de este lado de la eternidad, debajo del sol.

Así que el Predicador está contemplando que no hay fruto, no hay sentido en la vida debido a las consecuencias de la caída. Para Adán y Eva esa consecuencia se vio drásticamente con la salida del jardín del Edén y las maldiciones proferidas por Dios. 

Para nosotras hoy, y lo que estaba experimentando el predicador, lo vemos como una vida sin sentido; sin frutos reales o que perduren. Sin embargo el poema no termina en ese tono de tristeza; termina dándonos la esperanza de que aunque nuestros ojos no ven nada nuevo el Señor ha prometido hacer un cielo y una tierra nueva para restaurar su diseño y es eso es eso lo que nosotros debemos anhelar.

Experimento: ¿Qué provecho tiene la vida?

Fijemos nuestra atención en los versículos 1:13-2:26 veremos el experimento que lleva a cabo el Predicador, hacerlo nos ayudará a entender los detalles del resto del libro.

Un experimento puede ser sencillo o complejo, pero en general podemos reducir un experimento en cuatro pasos. Comenzamos por observar lo que está sucediendo y al observar nos surge una pregunta, para poder contestar esa pregunta debemos llevar a cabo ciertas acciones que nos ofrezcan hallazgos o resultados que nos lleven a contestar esa pregunta que surgió por la observación. 

Observación

¿Qué ha estado observando el Predicador?

  • 1:13 “apliqué mi corazón a buscar e investigar con sabiduría todo lo que se ha hecho bajo el cielo.”
  • 1:14 “he visto todas las obras que se han hecho bajo el sol y he observado que todo es vanidad y correr tras el viento.”

Esto ha visto el Predicador, nada en la vida tiene sentido, todo lo que hacemos es infructuoso al final del tiempo.  La expresión correr tras el viento nos recuerda la palabra original para vanidad, esa neblina que es imposible de atrapar.

Pregunta y Experimento

Al ver todo esto el Predicador se pregunta en el 2:3 “Qué hay de bueno bajo el cielo que los hijos de los hombres hacen en los contados días de su vida.” 

Es esta pregunta la que lo lleva a experimentar con distintas áreas de la vida para encontrar aquello que es bueno o de provecho para que los hombres le dediquen su vida a eso. 

  • 1:17 “apliqué mi corazón a conocer la sabiduría y a conocer la locura y la insensatez, me di cuenta de que esto también es correr tras el viento.”
  • 2:1 “probaré con el placer, diviértete.”
  • 2:3 “consideré estimular mi cuerpo con el vino”
  • 2:4 “engrandecí mis obras.

Principalmente en los capítulos 4 al 8 veremos más detalles de este experimento y las diferentes conclusiones a las que llega el Predicador. 

Resultado

En el mismo capítulo 2 nos da un breve resumen de sus conclusiones y comenzamos a ver otro destello de esperanza:

  • 2:11 “ y resultó que todo era vanidad y correr tras el viento
  • 2:13 “la sabiduría sobrepasa a la insensatez”
  • 2:16 la muerte nos llega a todos por igual
  • 2:24 disfrutar el momento
  • 2:25 “¿quién comerá y quién se alegrará sin Él?”

Otra vez estos hallazgos no parecen ser muy alentadores, pero al mirar el todo comenzaremos a ver más claramente la esperanza a la que el Predicador nos está llamando a aferrarnos. 

Cierto que lo que tenemos en esta tierra es pasajero y no tenemos seguridad del resultado de nuestro trabajo o de lo que hemos acumulado al momento de nuestra muerte, que nos espera a todos. Así mismo como el placer, es vanidad porque sus resultados se queda debajo del Sol.

Sin embargo vemos la distinción entre el necio y el sabio, en una próxima lección dedicaremos más tiempo a esta distinción y como aplicarla a nuestras vidas. Ahora quiero que miremos los versículos 25-26

Comienza a darse cuenta el Predicador que a pesar de que la vida bajo el sol es vanidad y no tiene fruto, ni significado eterno; hay una diferencia entre aquel hombre que agrada a Dios y el pecador que vive separado de Dios.

Esto trae algo más que considerar, contemplar la vida humana debajo del sol pero agradando a Dios; recibiendo el gozo que el Señor ha puesto en nuestro corazón. Hay algo más allá de lo que nuestros ojos pueden observar; hay una diferencia entre aquel que vive su vida acumulando sin tomar a Dios en cuenta y aquel que se esfuerza pero reconoce que todo viene de la mano de Dios. 

Como leemos en 1 Corintios 10:31: “Entonces ya sea que coman que beban o que hagan cualquier otra cosa háganlo todo para la gloria de Dios.”

El que agrada al Señor, hace todas las cosas con el propósito de vivir para la gloria de Dios. Como nos recordaba el poema, el Dios Creador quien nos creó a nosotros los seres humanos para que viviéramos para su gloria y para reflejar su gloria en toda la tierra. 

La caída ha dificultado esa realidad y la ha convertido en vanidad pero no olvidemos que hay algo nuevo que puede ser visto debajo del sol, nuestra nueva naturaleza que ahora nos lleva a agradar al Señor y a apreciar Su valor. 

Conclusión

Nos debemos preguntar ¿que provecho tiene la vida? ¿cómo estoy viviendo mi vida? Estoy simplemente comiendo bebiendo y disfrutando, complacida en el resultado de mi trabajo de una manera vanidosa que no tiene efecto en el resto de la vida ni en mi eternidad. 

O estoy viviendo, comiendo, trabajando y haciendo todo lo que tengo que hacer para alegrarme verdaderamente. Nos podemos alegrar porque todo lo que hacemos lo hacemos para la gloria de Dios.

Roguemos al Señor que abra nuestros ojos para observar como lo hizo el Predicador que todo a lo que nos podemos dedicar a ser en esta tierra es vanidad y correr tras el viento. Que el Señor cambie nuestras intenciones para disfrutar todo lo que el Señor nos provea, recordando que nuestro mayor anhelo debe ser vivir para la gloria de Dios. 

Así la vida dejará de ser sin sentido y tan fatigosa porque nuestro gozo proviene de vivir para la gloria de Dios con la esperanza de que un día habrá algo totalmente nuevo para la eternidad con Él, aquello para lo que fuimos creadas. 

En la próxima lección, estaremos estudiando el segundo poema en el libro conocido como el poema del tiempo y comenzaremos a tratar uno de los temas principales del libro que es la muerte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to content