Sembrando para cosechar frutos eternos

Mientras manejo, estoy desarrollando un plan de la manera más eficiente de correr por toda la casa buscando los objetos perdidos, (que en ocasiones ni recuerdo donde están) mientras veo la puerta del garaje abrir, veo a unos pies de distancia a mi vecina saludándome con una mano, una enorme sonrisa y en su otra mano unas hermosas flores. Aquí estoy yo corriendo, más mental que físicamente, cansada aún antes de comenzar nuestra mayor tarea del domingo, el servicio de adoración, tratando de romper un récord que yo misma me he impuesto. Allí esta ella, con su garaje abierto, sus bolsas de tierra, sus plantas por sembrar, limpiando el frente de su casa, disfrutando su día libre. Luego de responder su saludo en un micro segundo con una sonrisa, volar por mi casa, manejando de regreso; me doy cuenta de lo curioso de esta escena.

Retos de ser Esposa de un Plantador de Iglesia

Lectores, no puedo esperar a compartirles lo que el Señor me ha estado enseñando durante nuestro sabático este verano. Con todo lo que ha ocurrido en nuestra ciudad (Charlottestville, Virginia) etas pasadas semanas, sin embargo, no he podido sentarme y expresar todo de forma escrita. (Por favor continúen orando por nosotros, ya que aún hay … Seguir leyendo Retos de ser Esposa de un Plantador de Iglesia

¿Esposa de Pastor, y ahora?

(Nota: Algunos de los enlaces en este artículo, son enlaces afiliados y seremos recomepensados cuando realice una compra utilizando alguno de estos enlaces. Puede leer nuestra Política de Enlaces Afiliados aquí.) Hace unos 17 años atrás fue la primera vez que escuche y relacione el rol de “esposa de pastor” con mi persona. A pesar … Seguir leyendo ¿Esposa de Pastor, y ahora?

Siete cosas que me hubiese gustado saber antes sobre el ser Esposa de Pastor

Es muy difícil. Eso era todo lo que le podía decir para ayudarla a entender; y me refería más al ministerio de lo que me refería al matrimonio. Sentía como si debiera saber más sobre qué hacer y cómo hacerlo, tenía miedo de admitir el alcance de la situación y estaba aún más asustada de pedir ayuda.

Deshojando Margaritas

¡Cuán romántico, es soñar con un amor no realizado! ¿Me ama? ¿No me ama? ¡Cuán triste para una margarita, perder sus hojas por una ilusión! Y ser rechazada si la contestación final es "no me ama." He estado en ese lugar, indefensa, lastimada, quebrada, despojada, cuestionada, deshojada... Cuando dimos el sí para la nueva aventura … Seguir leyendo Deshojando Margaritas