En la primera porción de la carta meditamos sobre la exhortación de Judas a luchar por nuestra fe. Vimos la hermosa descripción: a los llamados, amados en Dios Padre y guardados para Jesucristo. (v. 1) Mencionamos que debemos tener cuidado de aquellos hombres que nos quieren llevar al libertinaje y a negar el Señorío de Jesucristo. En esta porción Judas nos invita a que recordemos lo que ya sabemos.

Estaremos estudiando la carta en las siguientes secciones:

Mientras estudiamos los versículos 5 al 10 nos preguntamos: ¿Qué es lo que ellos ya saben? ¿Lo tenemos que recordar nosotras?

Judas les Recuerda la Historia

Ahora quiero recordarles a ustedes, aunque ya definitivamente lo saben todo, que el Señor, habiendo salvado al pueblo de la tierra de Egipto, destruyó después a los que no creyeron. Y a los ángeles que no conservaron su señorío original, sino que abandonaron su morada legítima, los ha guardado en prisiones eternas bajo tinieblas, para el juicio del gran día. Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas, a semejanza de aquellos, puesto que ellas se corrompieron y siguieron carne extraña, son exhibidas como ejemplo al sufrir el castigo del fuego eterno. 

Judas 5-7

De una forma breve, Judas les recuerda sucesos de la historia a sus lectores. Sucesos que ellos ya saben, pero que necesitan recordar. Les aclara, ya ustedes saben todo esto, pero vamos a recordarlo. Cuando necesitamos recordar algo es porque o lo hemos estado olvidando o porque no estamos tomando en cuenta las implicaciones de esos sucesos.

Seguramente has escuchado o leído la frase: “el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla.” En otras palabras esto es lo que Judas le está diciendo a la iglesia, necesitas recordar tu historia para que veas lo que está por delante y las opciones que tienes delante de ti.

Judas les recuerda varios sucesos históricos, que están registrados en la Biblia o en sus libros de historia. En esta ocasión veremos un poco demás de detalle tres de esos sucesos y lo que necesitamos recordar de los mismos.

La Salida de Egipto

El primer suceso que les recuerda es la salida del pueblo de Egipto. Puedes leer sobre este suceso en el libro de Éxodo. El Señor cumple su promesa de por medio de Moisés dirigir al pueblo fuera de Egipto y de la esclavitud. Peor no sé detiene ahí, los lleva a recordar también lo que sucedió con los que no creyeron. A esos el Señor los destruyó y no les permitió la entrada a la tierra prometida. En Números 14 leemos sobre el juicio de Dios a aquellos que no creyeron y se rebelaron contra Él.

Ángeles

El segundo ejemplo o suceso es relacionado con los ángeles que abandonaron su señorío original y sus moradas. Aunque no podemos identificar exactamente a que suceso se está refiriendo Judas, su audiencia original sí tenía esos detalles, ya que Pedro también hace referencia a este suceso en su segunda carta:

Porque Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio. 
2 Pedro 2:4

Los detalles no son lo que Judas quiere recordar, él quiere recordar que estos ángeles se rebelaron en contra de lo establecido por Dios y debido a eso recibirán el juicio de Dios.

Sodoma y Gomorra

Leemos sobre estas ciudades en Génesis 19, vemos allí una muestra de la inmoralidad, perversidad y rebelión. La respuesta del Señor a estas ciudades es borrarlas bajo el fuego. ¿Estás comenzando a ver un patrón de los ejemplos que Judas está recordando?

Recordando lo que ya sabemos - Judas 5-10
Guárdalo en Pinterest

Los Hombres Infiltrados

No obstante, de la misma manera también estos hombres, soñando, contaminan su cuerpo, rechazan la autoridad, y blasfeman de las majestades angélicas. Pero cuando el arcángel Miguel luchaba contra el diablo y discutía acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: «El Señor te reprenda». Pero estos blasfeman las cosas que no entienden, y las cosas que como animales irracionales conocen por instinto, por estas cosas son ellos destruidos.

Judas continúa diciendo así como estos ejemplos que ya sabemos y necesitamos recordar son estos hombres. ¿Qué hombres? Los hombres infiltrados en la iglesia, de los cuales en los versículos anteriores les ha exhortado a tener cuidado de ellos. Ellos, igual que en los ejemplos anteriores, recibirán el juicio de Dios por no creer y rebelarse contra Dios. Veamos como Judas los describe:

Soñadores

Hombres que viven su vida corriendo tras sueños vanos, que se salen de la voluntad y autoridad de Dios. Los sueños o las ambiciones de lograr algo no son malas en sí mismas, pero cuando esos sueños o ambiciones nos llevan a rebelarnos contra Dios o a olvidar su autoridad, estaremos en problemas como estos hombres. El pueblo saliendo de Egipto tenía sueños y aspiraciones que salían de la voluntad de Dios y esto los llevo a rebelarse.

Contaminan su Cuerpo

Estos hombres no tienen cuidado de su cuerpo y lo utilizan para obras y acciones que no están de acuerdo al diseño de Dios, así como los habitantes de Sodoma y Gomorra. En el versículo 4 Judas dice que estos hombres vuelven la gracia de Dios en libertinaje.

Rechazan la Autoridad

Así como los ángeles rechazan la autoridad de Dios, con sus acciones, actitudes, pensamientos están negando el Señorío y la autoridad de Jesucristo. Permíteme recordarte que Judas está haciendo esta advertencia y recordatorio a la iglesia, sobre estas personas que se están infiltrando en la iglesia. Que están en medio de ellos, los cuales pareciera que son creyentes, pero que al mirar sus vidas podrían identificar estas cosas.

Blasfmean

Pero cuando el arcángel Miguel luchaba contra el diablo y discutía acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: «El Señor te reprenda». Pero estos blasfeman las cosas que no entienden, y las cosas que como animales irracionales conocen por instinto, por estas cosas son ellos destruidos 
Judas 9-10

Luego Judas contrasta a los hombres soñadores contra el arcángel Miguel. Este suceso era parte de la literatura Judía, vemos que Miguel descansa en la soberanía de Dios y en la autoridad de Dios, sobre todo. Mientras que, por el contrario, estos hombres son prontos a emitir juicio y hablar de lo que no conocen, blasfemando. Por esto y todo lo anterior, estos hombres serán destruidos, recibirán el juicio de Dios.

Comparte el estudio en Pinterest

Recordando lo que ya sabemos

En los primeros versículos de la carta meditamos sobre la fe que nos ha sido dada y que debemos luchar ardientemente por ella. Hemos recibido la Salvación por medio de Dios cumplir sus promesas y por su misericordia y gracia.

Al leer esta porción igual que la audiencia original, somos recordadas de que es ese mismo Dios quien, al momento de ejecutar su juicio, dará condenación a aquellos que no han creído en Él y que se han rebelado contra su autoridad.

Ya lo sabemos, pero tenemos que recordarlo, Dios es un Dios justo y nosotras en nuestra naturaleza no podemos alcanzar la salvación. Si tenemos nuestra fe en Jesucristo alcanzaremos esa redención y justificación, Pablo lo expresó así:

Esta justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo es para todos los que creen. Porque no hay distinción, por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Todos son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús
Romanos 3:22-24

¿Dónde estamos nosotras?

Si estás leyendo estas líneas, quiere decir definitivamente sabes que hay dos opciones para nuestra eternidad: salvación o condenación.

Recibiremos salvación al aferrarnos por la fe en la obra redentora de Cristo Jesús, por la cual recibimos el perdón de nuestros pecados y la justificación de nuestra vida para tener una eternidad en la presencia de Dios.

Fácilmente, podemos ver como aquellos que ni consideran a Dios recibirán condenación. Pero la exhortación de Judas es que tengamos cuidado de no ser como aquellos que, aunque asisten a la iglesia, aparentan conocer la Palabra de Dios y dicen vivir agradecidos por su gracia. En realidad viven soñando fuera de la voluntad de Dios, negando y rechazando la autoridad de Dios sobre sus vidas y contaminando su cuerpo.

Cuidado

Tengamos cuidado de no caer en los mismos errores en los ejemplos que discutimos o de estos hombres. Si puedes identificarte, aunque sea mínimamente con las acciones de estos hombres, aún tienes oportunidad de arrepentirte y buscar el apoyo de hermanas maduras que te ayuden a rendir tu vida a la autoridad de Dios y aferrarte a la fe. Recuerda lo que sabes y aférrate a la Verdad.

Amenos que se especifique otra versión, utilizo la Nueva Biblia de las Américas.

4 Comments

Comparte tu opinión