De seguro te sabes de memoria: canciones, poemas, trabalenguas, refranes, chistes, la trama de tu película, libro o novela favorita. Si puedes empezar a repasar todas las cosas que te sabes de memoria, detente un momento y evalúa como te va con el memorizar la Biblia.

Si es necesario, asígnate una puntuación entre 1 al 5. En donde 1 significa que no te sabes ningún versículo de memoria y 5 significa que te sabes muchos versículos palabra por palabra y dónde se encuentra. No importa cuál sea la puntuación que te asignes, es sumamente necesario que seamos intencionales en desarrollar nuestra memorización de la Biblia.

Guardando tu palabra: ayudas para memorizar la Biblia
Añádelo a tu colección en Pinterest

¿Por qué debo memorizar la Biblia?

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento somos llamados a guardar, atesorar, grabar, permanecer y meditar en la Palabra, ya que es en ella que recibiremos todo lo que necesitamos para vivir una vida que glorifique al Señor. (2 Timoteo 3:16-17) Si quieres leer un poco más sobre razones para memorizar la biblia te comparto este artículo por Kevin Halloran.

¿Cómo empiezo a memorizar la Biblia?

La realidad es que sí podemos memorizarnos historias y canciones como no dedicar tiempo a memorizar la Palabra de vida y la fuente de nuestro conocimiento de Dios. Así que primero debes orar para que el Señor ponga en ti deseo y hambre de conocer más su Palabra.

Luego escoge que versículo vas a memorizar. Puedes buscar planes o listas de versículos a memorizar si necesitas un lugar donde empezar. Usualmente, selecciono los versículos que más me impactan de la predicación en mi iglesia local, mi lectura devocional o mientras me preparo para las clases de niños o mujeres.

Quiero compartirte siete ayudas o técnicas que he utilizado para trabajar en esta área. Aunque he mejorado en la memorización de la Biblia. Este año he decido ser aún más intencional y hacer estos ejercicios parte de mi tiempo devocional diario. Para registrar tus prácticas puedes usa una libreta, tu biblia u hojas sueltas. Estaré utilizando esta libreta digital para mantener todas mis notas y prácticas durante el año.

Libreta Digital Guardando Tu Palabra
Guardando Tu Palabra – Libreta Digital

1. Escucha el versículo múltiples veces

La forma más simple de hacer esto es leer el versículo en voz alta. También puedes verificar en tu aplicación de la biblia si tienen la versión en audio. Cambia el volumen de tu voz, susurra, etc. Luego de varias veces de leerlo, reduce el tiempo que miras tu nota, biblia o libreta hasta que puedas recitarlo de memoria.

2. Escribe el versículo

Puedes utilizar esta técnica de varias formas, escribirlo una vez al día o múltiples veces al día el hacerlo te ayudará a conectar las palabras con la memoria muscular de escribirlo. No tiene que ser una escritura en caligrafía (aunque si puedes hacerlo, adelante) lo importante es dedicar tiempo a escribir las palabras. Utilizo un diario digital (en el iPad) y lo escribo varias veces de distintas formas aunque no me parezca muy bonito, me ayuda a memorizar y a visualizar las palabras.

3. Medita en el versículo o pasaje

Toma un tiempo para aclarar palabras que no entiendes o buscar sinónimos, esto te ayudará a comprender mejor lo que estás leyendo. Entiende el contexto dónde se encuentra el versículo. Queremos memorizar la Biblia, pero no para simplemente recitarla, sino para entenderla, aplicarla y compartirla. Aunque en este proceso no estés trabajando directamente, la memorización te ayudará a recordarlo.

Ejemplo de varias técnicas combinadas de como memorizar la biblia

4. Cubre o elimina palabras

Sácale todo el provecho que puedas a tu memoria visual. Mientras enseñaba a niños de escuela elemental, descubrí lo eficiente de esta técnica. Después de haber leído y conversar sobre el versículo, lo escribía en la pizarra, pedazos de papel o tarjetas. Luego de leerlo una vez, comenzaba a borrar o eliminar tarjetas, las cuales ellos tenían que rellenar audiblemente como si fuera un llena blanco. La idea es que sigas eliminando o cubriendo palabras hasta que todas desaparezcan y puedas decir el versículo completo de memoria.

5. Dibuja o crea una imagen mental

Mis habilidades de dibujar no son muy buenas, pero el utilizar aún elementos sencillos para representar la idea principal del texto nos ayuda a recordar las palabras. Otra forma en la que puedes usar tu dibujo o imagen es como un indicativo de decir el versículo. Por ejemplo si el versículo a memorizar es Lucas 4:4 Jesús le respondió: «Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre”». Cada vez que veas un pedazo de pan puedes recordar y practicar el versículo.

6. Diario

Ya sea en una libreta, en el margen de tu Biblia o como yo en el iPad, escribe sobre lo que aprendiste del versículo. Escribe tu respuesta en oración, lo que has aprendido de Dios, lo que te ha confrontado o consolado. Al igual que la meditación, este ejercicio te ayudará a memorizar de forma más práctica y relevante. Además, te ayudará al momento de exhortar o alentar a tus hermanos.

7. Colorear las palabras

Hago esto particularmente cuando el versículo es largo o cuando es más de uno. Colorea o escribe en papeles\tarjetas de diferentes colores las frases del versículo. Nuevamente, esto te dará una ayuda visual al asignarle colores a las palabras podrás ver primero los colores y luego las palabras.

Conclusión

Puedes combinar estas técnicas en una misma sesión de práctica o utilizarlas en diferentes días. Lo importante es que dediques tiempo a hacerlo, no para marcar una lista de versículos que has aprendido o demostrarle a los demás tus logros. Si no para que seas animada a permanecer en la Palabra de Dios y que en los momentos de gozo o de dificultad tu mente este llena de Su palabra.

Comparte en los comentarios que técnicas te han sido útiles para memorizar la palabra. Me gustaría acompañarte en tu progreso, utiliza #guardandotupalabra en tus publicaciones en las redes sociales para animarnos las unas a las otras.

1 Comment

Comparte tu opinión