Firmemente Arraigados (Colosenses 2:1-7)

Las riquezas que anhelan tu corazón y el mío pueden ser las mismas o diferentes; sea un peso ideal, la casa de nuestros sueños, los niños bien portados, un matrimonio de película, viajes que contar, logros educativos o en el trabajo; no importa el nombre que le pongamos todas estas cosas sutilmente nos llevaran a buscar maneras de alcanzarlas que están fuera de Cristo.