¡Bienvenidas a Mujer Balanceada!

Durante muchos años he tratado de alcanzar un “orden ideal” en mi vida, el balancearme entre los deberes que me corresponden, sin morir en el intento. En múltiples ocasiones me he sentido culpable y en medio de la desperación he terminado con mi corazón humillado ante Dios, reconociendo que he querido tener más control del que me corresponde, arrepentida de querer tomar su lugar y determinar lo que debe ocurrir en mi vida.

Mi vida era un caos, un día en que ya no podía más con la carga sobre mis hombros y mientras desbordaba mi corazón ante Dios, me sentí como si estuviera caminando sobre una cuerda floja. Como siguiendo un camino tenso, estrecho, que se sabe hacia dónde va, pero qué es tan difícil de caminarlo; tratando de encontrar el equilibrio entre cada aspecto de mi vida para dar el próximo paso. Con el temor de caer con cualquier movimiento, clamando por ayuda.

El Señor me hizo reflexionar en varias cosas. Primero, ¿qué haces cargando tanto? ¿Te he puesto yo esas exigencias? ¿Se te olvido quién tiene el control? Segundo, me llevo a confiar en que si caigo, Él estará ahí para rescatarme. Tercero, me recordó una vez más: “Si mantienes tus ojos en mí, dejarás de preocuparte por la carga y por el camino.”

Así nació Mujer Balanceada: Encontrando el balance en la escritura; continúo batallando con querer tener el control de todo, lo único que ahora corro más rápido a Dios y a su Palabra, para encontrar el balance y volver a poner mis ojos en Cristo. Espero que me acompañen en este espacio, donde les compartiré como aprendo a aplicar este principio a mi vida. Por medio de devocionales que interrumpen la rutina diaria, lecciones al estudiar la Palabra, consejos prácticos que me han ayudado con la familia, recomendaciones, entre otros.