Devocional

Así como Sara: 11 lecciones

En el fondo una mujer leyendo la Biblia, con el título del devocional así como Sara

En los últimos meses, estudiando el libro de Génesis me he dado cuenta de que me parezco más a Sara de lo que quisiera y al estudiar su vida Dios ha confrontado la mía.

Al leer las historias bíblicas podemos tomar una posición de juzgar a los personajes y cuestionar porque tomaron tales decisiones. Mirando la vida de las mujeres en la Biblia nos gusta pretender que nuestras decisiones habrían sido más adecuadas.

Sin embargo, debemos recordar que la Biblia, como palabra de Dios, nos confronta y nos consuela y mientras eso sucede, vamos creciendo en nuestro conocimiento de Él, reconocemos nuestra naturaleza pecaminosa y debemos rendirnos ante nuestra necesidad de Él.

Te comparto esta reflexión, con la esperanza que puedas también ser confrontada y consolada, comparte en los comentarios, de qué manera los datos registrados en la Biblia de esta mujer impactan tu vida.

Foto de la Pintura Sara por Sheila Aguilo
Sara por Sheila Aguilo

Mi reflexión sobre la vida de Sara y la mía

Así como Sara, por mucho tiempo tuve una vida estéril, sin encontrarle ningún sentido. Todo parecía ser trivial, nada traía una felicidad total. Hasta el día que escuche la voz de Dios convenciendo mi corazón de que aquello que faltaba era Él.

Así como Sara, he mentido por lo que he creído más conveniente. He tratado de salvaguardar mi familia, mi persona o a otros de “peligros.” (Génesis 20)

Así como Sara, preparé un liviano equipaje sin saber a dónde iba. Y comencé un camino junto a mi familia sin saber que nos deparaba el futuro, teniendo que detenerme a cada momento a recordar que mi confianza debía estar en Dios y en su voluntad y no en mi sagacidad. (Génesis 12)

Así como Sara, estoy siempre atenta para desarrollar estrategias que resuelvan las situaciones complicadas que se me enfrentan, para en la mayoría de las ocasiones darme cuenta de que he estado tomando un lugar que no me corresponde; tratando de resolver aquello que ya Dios tiene en orden. (Génesis 16)

Así como Sara, he recibido promesas y he envejecido esperándolas. Miro a mí al redor y quizás hay algún destello de ellas, pero, aun así, no entiendo cuando o como serán ciertas. (Génesis 15)

Así como Sara, me cambiaron el nombre; ahora me llama Hija. Ahora tengo un nuevo lugar al que puedo correr cuando las cosas no son como las quiero y me desespero. (Génesis 17)

Así como Sara, he tenido miedo, he dudado de la Palabra de Dios. Me he reído de vergüenza, me he escondido por temor y lo he negado por orgullo. (Génesis 18)

Así como Sara, he tenido niños en mi vientre, al verlos crecer puedo comprender el amor de Dios; y aunque no todo sea como lo pensaba, puedo ver cuan fiel es a sus promesas. (Génesis 21)

Así como Sara, he tenido celos, con o sin fundamentos, y esperaba con ellos proteger las promesas de Dios, como si Dios necesitará mi ayuda. (Génesis 21)

Así como Sara, deseo vivir cada día creyendo y confiando en la fidelidad de Dios, tratando de no tomar en mis manos lo que no me corresponde y volver a mirar al Soberano.

Así como Sara, espero que el día que ya no esté en esta tierra sean mis huesos testimonio a otros de que sigue vigente la Gran Promesa: “y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” (Génesis 23; Mateo 28:20)

4 Comments

  1. Gracias por esta reflexión!
    Que hermoso y brutal ver la fidelidad de Dios apesar de… de nosotras, nuestras dudas, frustraciones, egoísmo etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to content