Despierta Alma Mía: Semana 35 (Salmo 149 y 150)

Saludos a todas, aún no puedo creer que ya esta es la última semana de este devocional. Es mi oración que durante el tiempo que nos hayas acompañado, tu alma haya despertado. Despertado del sueño que no nos deja ver la grandeza de Dios. Que cada salmo te haya retado a conocer más a Dios y a vivir de acuerdo con la manera que Él nos llama a vivir. Sólo nos quedan dos salmos para esta semana, pero te invito a repasar los salmos que más te impactaron y que los compartas con otros.

Si llegaste a nuestra página en medio del devocional, puedes comenzar otra vez siguiendo este enlace. Recuerda que las imágenes de los versículos están disponibles en aquí. Sería para mí un gusto leer como esta travesía en los salmos ha despertado tu alma, lo puedes hacer en los comentarios o en nuestra página de Facebook.

Ayúdame a orar por aquellas personas que en un futuro se encontraran estos devocionales, para que sean de bendición para ellos; y para que podamos seguir juntas encontrando nuestro balance en las Escrituras.


Salmo 149: Alabe Israel al Señor

¿Qué es lo que más alegría trae a tu vida? Piénsalo por un momento, será tener salud, reconocimiento en el área en que sirves, la familia, logros, entre otros. Este salmo me recuerda que mi alegría, mi motivo de cantar, de bailar, de saltar, de gritar y de toda expresión que pueda ejecutar debe ser solamente la justicia de Dios. Como hemos visto anteriormente, justicia que para algunos será sinónimo de castigo; pero para aquellos que hemos puesto nuestra fe en Cristo es sinónimo de salvación.

Aquellas cosas que alegran mi vida, en un momento dado desaparecerán de forma esperada o inesperada; pero salvación del Señor será para siempre. ¿Has creído en el Señor? ¿Has puesto tu fe en la obra de Cristo en la cruz? Entonces aún en medio de la falta de aquello que pensaste al principio. ¡Regocíjate y canta!

Pensemos…

¿Es Dios la fuente de nuestra alegría? Sí lo es, ¿muestran tus acciones que tu alegría y tu gozo provienen del Señor?

Oremos…

Señor, abre nuestros ojos para ver, como eres tú nuestro mayor bien y la fuente de nuestra alegría. Que cantemos y demos a conocer que eres nuestra salvación, nuestro gozo y nuestro Dios.


Salmo 150: Salmo de Alabanza

Este salmo es un clásico, un llamado a alabar a Dios sin importar las circunstancias o el lugar donde estemos. Cada vez que hemos leído un salmo durante estos últimos meses hemos visto la grandeza de Dios, expresada en medio del dolor, de la persecución, de la alegría, etc. Aprendido así que Él es digno de nuestra alabanza por quien Él es y no por cómo nos sintamos o como estén las circunstancias a nuestro alrededor.

Abramos nuestra boca, postremos nuestro corazón y adoremos al Señor que es digno de nuestra alabanza. Es mi oración que mientras lees los salmos y meditas en ellos, seas movida a adorar sin reservas, sabiendo que estas adorando al que es digno de tu adoración.


Gracias una vez más por acompañarme en esta lectura. ¿Qué harás ahora que hemos culminado? ¿Los leerás otra vez? ¿Estudiarás otro libro de la Biblia por tu cuenta o con un grupo de amigas? Oremos para que sigamos conociendo más a Dios y que nuestra alma despierte, mientras estudiamos su palabra.

Anuncios

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s