Despierta Alma Mía: Semana 24 (Salmo 116 al 119 Alef)

Salmo 116: Acción de Gracias Personal

No sé cuántas de ustedes puedan decir que literalmente han estado al borde de la muerte física, pero todas debemos reconocer que si estamos al borde de la muerte espiritual. Al reconocer esto esté salmo cobra un sentido diferente. Tú y yo hemos sido libradas de la muerte eterna, sin esforzarnos pecamos, desobedecemos a Dios y nos alejamos de su diseño. Este camino solo conduce a la muerte, a la separación de Dios.

Sin embargo, en su misericordia Dios nos proveyó por medio de Jesús la copa de salvación, como dice el versículo 13. ¿Has tomado de esa copa? ¿Has puesto totalmente tu confianza en la obra de Jesús en la cruz, y nada más? Si lo has hecho, el salmista recuenta las bendiciones que vienen con el cuidado de Dios y que nuestra respuesta debe ser servir al Señor con alabanza y gratitud. Si no has puesto tu confianza totalmente en el Señor, ora para para que como dice el versículo 7: tu alma vuela al reposo que Jehová a preparado para ti, invoca el nombre del Señor y él te escuchará.

Pensemos…

¿Reconoces que estas al borde de la muerte espiritual? ¿Dónde está puesta tu confianza? ¿Cómo ha transformado tu vida el saber que Dios ha provisto la Salvación que necesitas?

Oremos…

Gracias Señor por tu Salvación, por rescatarnos de nuestra mayor necesidad y por sostenernos en medio de nuestro dolor. Ayúdanos a descansar totalmente en ti, confiando en tu cuidado diario y por la eternidad.


Salmo 117: Salmo de Alabanza

¡Sólo dos versículos! En ocasiones como esta en las que las porciones son tan pequeñas podríamos pasar por alto las verdades que nos presentan. Este breve salmo nos recuerda unas verdades que deben impactar nuestra vida.

  1. Toda nación reconocerá al Señor, para salvación o para juicio; pero cuando el Señor regrese por su pueblo toda nación lo reconocerá.
  2. Su misericordia ha sido engrandecida; no merecíamos nada de lo que tenemos y mucho menos la Gracia de su Salvación.
  3. Su fidelidad es para siempre, tú y yo al creer en Jesús estamos descansando en la promesa hecha a Eva en el jardín del Edén.
  4. Nuestra respuesta debe ser en alabaza y en dar a conocer a otros la misericordia de Dios.
Pensemos…

¿Qué impacto tienen estas verdades en tu vida? ¿Cómo te ayudan estas verdades a enfrentar la vida diaria?

Oremos…

Grande es tu misericordia Señor que nos ha salvado sin merecerlo, que nos ha hecho parte de tus promesas. Alabamos tu nombre por tu fidelidad y por tu grandeza, pues eres Señor de todo. Refugiarnos en ti y en tus promesas trae a nuestra alma descanso.


Salmo 118: Acción de Gracias al Señor

¿Cuántas veces logras o adquieres algo y piensas: a ver hasta cuando me dura la felicidad? En situaciones como estas sabemos que nuestra satisfacción es momentánea y la incertidumbre vuelve a acaparar nuestros pensamientos. Pero al hablar del amor de Dios, el salmista nos recuerda que es para siempre. Esto, aunque implica que nos traerá bien, protección y gozo; no excluye las dificultades, como dice en el versículo 18: el Señor me ha castigado con dureza; PERO no me ha entregado a muerte.

Cuando pones tu fe en el Señor, las cosas no cambiaran a ser color de rosa; pero el Señor no nos dejará, tienes un refugio al que correr, tienes un escudo y esa es la gran diferencia de cuándo no tenemos nuestra fe en Él. Clamemos por la salvación del Señor, que es la única fuente de gozo eterno y de verdadera satisfacción. “Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.”

Pensemos…

¿Cómo están tus niveles de satisfacción con tu trabajo, tus relaciones, tu familia, tu iglesia? ¿Has experimentado la satisfacción que sólo Dios te puede ofrecer? Si no has podido experimentar esa paz y satisfacción, te pregunto: ¿dónde está puesta tu fe?

Oremos…

Dios de misericordia, creemos, pero ayúdanos en nuestra incredulidad; en los momentos que pensamos que al lograr u obtener ciertas cosas seremos felices o estaremos bien; cuando en realidad eres Tú la única fuente verdadera de nuestra bendición y nuestra paz.


Salmo 119: Meditaciones sobre la Palabra de Dios – Introducción

Este salmo tiene muchas características particulares, además de ser el más largo del libro; está dividido en secciones según las letras del alfabeto hebreo, idioma en el que se escribió originalmente. Cada sección tiene ocho versículos y en su idioma original todos comienzan con la misma letra. Estos detalles demuestran una riqueza literaria que no podemos percibirla al leerlo en español.

No deja de impresionarme el cuidado con el que Dios inspiro su Palabra para que incluya tales obras de arte. Este salmo es una colección de recordatorios y verdades sobre la Palabra de Dios, su naturaleza y el Evangelio. Por esa razón lo estaremos estudiando por secciones; algunas serán más parecidas a otras, pero mantengamos un corazón dispuesto a ser confrontadas por medio de este Salmo.

Pensemos…

Al pensar en el cuidado de Dios al inspirar la escritura de Su Palabra, ¿Cómo cambia la forma en que ves la Biblia?

Oremos…

Sabemos que tu palabra es útil para instruirnos, prepara oh Dios nuestro corazón para entender tu palabra y para ser transformadas por medio de ella, mientras la estudiamos.


Salmo 119: Alef (v. 1-8)

Quizás te pasa como a mí al leer porciones de la Biblia como estas, que me parecen están tan lejos de mi realidad que quisiera pasarlas por alto. Simplemente decir, yo nunca podré alcanzar esto y mejor no lo leo. Esta sección del salmo nos presenta la perfección de vivir para Dios de una forma radical. Lo primero que nos exhorta es a que le demos el lugar debido a Su Palabra (ley, testimonios, preceptos, estatutos, mandamientos) pues es la única manera en que conoceremos lo que realmente es vivir acorde a su voluntad.

Lamentablemente, muchas personas han añadido y enseñado aparentes acciones o formas de vivir en “santidad” pero se han convertido solamente en hipocresía; se enfocan más en transformar lo externo que el corazón. Ciertamente, el cambio del corazón producirá cambios externos, que serán de testimonio de la obra de Dios en nuestras vidas; el problema está cuando imitamos cambios, sin haber sido confrontadas por la Palabra de Dios. Confrontadas a creer en su existencia, pero también en todo lo que implica que él es creador del universo, nuestro pecado, nuestra condenación, nuestra justificación en Cristo y nuestra nueva vida.

Pensemos…

¿Cómo ha sido transformada tu vida, mientras estudias la Palabra? ¿Qué lugar tiene la Biblia en tu diario vivir y en tu toma de decisiones?

Oremos…

¡Ojalá mis caminos sean afirmados para guardar Tus estatutos! El Señor nos ayude a leer su palabra, ser confrontadas y transformadas para vivir honrando a nuestro creador.


A menos que se indique lo contrario utilizamos la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy, y de referencia el comentario Psalms por W. S. Plumer publicado por The Banner of Truth Trust en 2016.
Anuncios

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s