Despierta Alma Mía: Semana 21 (Salmos 101 al 105)

Salmo 101: Decisión de Vivir Rectamente

Este Salmo nos invita a tomar una decisión que transforme nuestras vidas, no solamente una decisión de decir sí, y no realizar ningún cambio. Cuando decidimos creer en Dios y servirle, nuestra vida no puede seguir siendo igual. Debe haber cambios en nuestras actitudes, en nuestras prioridades, en nuestras acciones, etc. El salmista menciona que no buscará hacer el mal, que no escuchará chismes, que vivirá en integridad o sea sin mentiras. Una de las decisiones del salmista que más me impacto fue: no pondré cosa indigna delante de mis ojos.

No veo tantas películas como antes, pero cuando quiero ver algo se me hace muy difícil pues muchas de las opciones no son dignas de ver, pues muestran acciones y actitudes que no agradan a Dios y que no me ayudarán en nada a crecer en mi relación con Él. Así mismo sucede con lo que escuchamos, con las conversaciones que tenemos, lo que leemos, etc. Decidamos vivir una vida recta que agrade a Dios, y esto no significa que no podremos hacer nada en lo absoluto, pero que seamos cuidadosas de nosotras mismas y los que nos rodean para que la maldad no llene nuestras vidas.

Pensemos…

¿Has tomado una decisión de vivir en rectitud? ¿La has aplicado? ¿En qué áreas de tu vida puedes identificar que has logrado cambios? ¿Qué áreas aun necesitas seguir trabajando? ¿Qué acciones puedes tomar?

Oremos…

Señor, hemos puesto en tu nuestra confianza y nuestra fe; pero necesitamos que nos ayudes a responder a este llamado de vivir en rectitud, danos las fuerzas y la voluntad para eliminar la maldad de nuestra vida; para no caer en la trampa que nos tiende el mundo y que mientras nos dedicamos a ti, tu seas glorificado.


Salmo 102: Oración de un Afligido

En este punto de nuestra lectura y reflexión del libro de los salmos (ya entramos a la tercera y última parte del libro) podemos ver un patrón en algunos de estos escritos. Una persona en una aflicción o angustia que le consume de tal manera quien desborda su corazón delante de Dios. Y mientras desborda su corazón ante Dios con su queja y lamento; su vocabulario cambia mientras recuerda todo lo que conoce de Dios. ¿Te has fijado en esto? Es mi oración que nosotras podamos llegar a ser así también.

Pues no hay porque negar que hay días que son más complicados que otros; es cierto que hay días en que nos sentimos destruidas; y debemos sentir la confianza y la libertad de acercarnos a Dios con nuestro clamor. Y pedirle al Señor que nos ayude a que mientras nos desahogamos podamos recordar lo que ya hemos aprendido de quien es Él. Para que podamos concluir que Dios es mayor que nuestros problemas y más fuerte que la angustia que estemos experimentando y que Él sostiene toda la creación y de igual forma nos sostiene a nosotras.

Pensemos…

¿En los momentos de desesperación, te acercas a Dios con confianza de que te escucha? ¿En medio de la angustia, puedes reconocer la grandeza de Dios y descansar en Él? Si esto es difícil para ti, repasa los salmos que ya hemos visto para que puedas ver como los salmistas en medio del dolor aprende a reconocer a Dios.

Oremos…

Señor, necesitamos conocerte más para que no olvidemos en medio de nuestro dolor, que tu sigues siendo, el Dios soberano, que cuida de sus hijos y que nos renueva las misericordias, todos los días.


Salmo 103: Himno de Alabanza

¡Bendice, Alma Mía al Señor! Este salmo nos resume las múltiples razones que tenemos para dar honor al Señor. Mientras leemos sobre las bendiciones que Dios nos da, podemos notar que estas son simplemente regalos y bendiciones para las cuales no hemos hecho nada para merecerlas. En los versículos 15-17 nos recuerda que los seres humanos somos tan frágiles como una flor; mientras que el Señor es eterno y así mismo su misericordia.

Con esta diferencia en mente podemos entender mejor el versículo 10: No nos ha tratado según nuestros pecados, Ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades. Nuestra fragilidad nos hace pecar y merecer el castigo de nuestro pecado; aun así, el Señor es compasivo con nosotros, nos dio a Jesús para que pagará por nuestro pecado y así ser merecedores de todas sus bondades. Si has creído en el Señor, puedes disfrutar de esta gran bendición; que mejor motivo para honrar y glorificar a Dios.

Pensemos…

Vuelve a leer el salmo detenidamente y piensa en las ocasiones en que has visto al Señor hacer una de estas cosas en ti, tu familia natural y espiritual.

Oremos…

Bendecimos tu nombre, porque reconocemos que todo lo que tenemos y las bendiciones que recibimos son por tu gracia y por tu misericordia; porque no merecemos nada de lo que hemos recibido; que podamos reconocer esta verdad todos los días y que exaltemos tu nombre como lo mereces.


Salmo 104: Dios Cuida de Sus Obras

Todas tenemos una lista de cosas por las que estar pendientes, los niños, el trabajo, la casa, las cuentas, las obligaciones, etc. Y si eres como yo, cuando la lista de cosas se está acabando me invento más. Sin darnos cuenta comenzamos a angustiarnos y tomamos una de dos actitudes, o no queremos hacer nada pues ya estamos cansadas solo de pensar en lo que hay que hacer o en lo que no podemos resolver; o nos dedicamos solamente a hacer, hacer, hacer. ¿Te encuentras en uno de estos extremos? Yo estoy en el primero, buscando ánimos para correr al segundo extremo. Pienso, porque no puedo encontrar un punto medio.

Al abrir la Palabra de Dios en este salmo mi corazón fue confrontado con dos verdades: (1) mis preocupaciones y tareas, aunque son válidas e importante son bien pequeñas comparadas con la tarea que tiene Dios por ejemplo de sostener la creación. Y esto me hace pensar en que cosas tengo aún en mi lista de tareas y preocupaciones que puedo vivir sin ellas. (2) La actitud que nos llevará a alcanzar el balance está en que en medio de todo lo pendiente no dejemos de cantar a Jehová. Y esto no significa que literalmente estés cantando todo el día, pero que tu corazón y tu mente no dejen de reconocer quien es Dios y cuan bueno ha sido contigo. Así que las dejó, voy a poner un poco de orden en mi casa en caos; pero no con estrés o afán sino con una canción de alabanza en mi boca y en mi corazón.

Pensemos…

¿Cómo se compara tu lista de tareas por realizar al rol de Dios? ¿Le estas dando más énfasis del debido a algunas de esas tareas? ¿Hay tareas que deben ser más realistas? ¿Está tu boca llena de canción?

Oremos…

Señor, mis listas parecen no terminar y me llena de ansiedad el sólo pensar cómo resolver cada una de ellas. Trae a nuestra memoria tu grandeza en medio del diario, para que podamos ser renovadas mientras alabamos tu nombre.


Salmo 105: Las Obras Maravillosas del Señor en Favor de Israel

Como mencionamos en la introducción del devocional, los salmos se utilizaban como canciones o poemas en medio del pueblo de Israel; en este salmo podemos ver que es un resumen de los hechos maravillosos de Dios para con ellos en el pasado. Los recuentan para no olvidar quien es Dios y para animarse los unos a los otros a buscar al Señor. Mientras leía el Salmo pensaba en dos cosas primero, que si seguimos contando la historia de la obra de Dios le podríamos llamar “Las Obras Maravillosas del Señor a Favor de la Humanidad.” Pues todos hemos recibido su gracia por medio de la obra redentora de Cristo en la cruz.

Lo segundo es invitarte a que recuentes las obras que el Señor ha tenido para contigo y como te ha guardado cumpliendo sus promesas. Usualmente hacemos esto al final del año, pero cualquier día es bueno para reconocer las obras de Dios e invitar a otros a hacer lo mismo. Esta semana hemos sido retadas a ser cambiada por nuestra fe en Dios, a reconocer sus obras que no merecemos y a llenar nuestras bocas de alabanza y agradecimiento por su misericordia y bondad. Espero que mientras reflexionas en todo esto seas llena de una nueva motivación para congregarte este domingo y rendirle honor a quién lo merece.

Oremos…

Alabamos tu nombre, por tus maravillas y tus misericordias, anhelamos reconocerte cada día más y por lo tanto rendir nuestra vida y todo lo que hacemos para que seas conocido y glorificado donde quiera que nos movamos.


A menos que se indique lo contrario citamos la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy. En ocasiones haremos referencia a un comentario por W. S. Plumer titulado Psalms publicado por The Banner of Truth Trust en 2016.
Anuncios

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s