Despierta Alma Mía: Semana 19 (Salmos 91 al 95)

Salmo 91: Seguridad del que Confía en el Señor

Mientras mi hijo mayor continúa creciendo y dando a conocer su personalidad, puedo ver más marcados aquellos rasgos parecidos a mí. Veo como le gusta tener las cosas bajo su control, como quiere saber todo lo que está por pasar, quien llegara a visitar, el menú del día, los destinos cuando nos subimos al auto, etc. Me escucho una y otra vez diciéndole: “tranquilo, estas con papá y mamá, todo estará bien, no necesitas saber todos los detalles confía en nosotros.”

Mientras leo este salmo, escucho a Dios diciéndome algo muy similar. No puedo evitar preocuparme por múltiples cosas, como, por ejemplo: como saldar las cuentas, como cumplir todas las tareas pendientes, que va a pasar mañana, cómo estará todo el próximo mes, etc. Igual que mi hijo me desespero por tener el control de las cosas; y tengo que recordar que si he hallado mi habitación en el Señor; debo tener paz pues en Él tengo un refugio, fortaleza, protección, provisión y lo más importante la salvación.

Pensemos…

¿Es El Señor tu habitación? ¿Procuras cada día vivirlo en Él y para Él? Si lo has hecho, ¿tienes una confianza total en el cuidado del Señor, tu padre?

Oremos…

Señor, ayúdanos a poner nuestra fe en ti, la obra de Cristo en la cruz y corramos a refugiarnos en ti sin importar cuál sea nuestra situación. Que nuestra dependencia en nuestras fuerzas mengue, mientras crece nuestra confianza en ti.


Salmo 92: Alabanza por la Bondad del Señor

En el Salmo anterior vimos como Dios es nuestro refugio y como debemos crecer en conocerle para descansar en la seguridad que tenemos en Él. Este salmo nos invita a reconocer algunos de los beneficios de estar refugiadas en Dios. Menciona que podemos ver sus obras, grandes obras, descansamos en que Dios tiene el control de todas las cosas aún de aquellas que no entendemos. Además, de que de Él provienen las fuerzas que necesitamos para seguir y dar frutos.

Pensemos…

¿Cuánto te impacta la bondad del Señor? ¿Te emociona por un breve momento? ¿Ha marcado y transformado tu vida, de manera que tu mayor anhelo sea vivir para Él? Toma un tiempo para considerar como ha sido cambiada tu vida, al conocer la bondad de Dios.

Oremos…

Sin importar hace cuanto hemos comenzado a conocerte, recuérdanos cuan impresionante es tu bondad y tu misericordia. Transforma nuestras vidas, para que tú seas nuestra prioridad y anhelemos dar frutos que te hagan conocido a ti y no a nosotras.


Salmo 93: La Majestad del Señor

Este breve salmo nos recuerda unas verdades que en el afán de la vida diaria podemos tender a olvidar. Mientras las recordamos pensemos en cómo estas deben afectar cada área de nuestra vida.

  • El Señor es Rey; con todo poder y autoridad desde la eternidad. O sea que su reino no tiene principio ni fin, ni hay nada mayor que Él.
  • La vida se pondrá difícil, pero Dios es más alto. Los torrentes son corrientes de aguas, que se ponen bravas, como una tempestad en alta mar; más Dios está por encima de ellas.
  • La santidad es importante. Santidad es vivir separado para Dios, buscando honrarle y no deleitarnos en nuestro pecado; hemos sido perdonadas, pero tenemos que seguir la lucha de no deleitarnos en aquello que ya nos ha sido perdonado.
Pensemos…

¿Cómo estas verdades transforman tu vida? ¿Ves al Señor como el Rey que está en control de todo? ¿Ves a Dios aún por encima de tus problemas? ¿Estas peleando la batalla de vivir en santidad o has cedido terreno en tu lucha con el pecado?

Oremos…

Espíritu Santo recuérdanos a diario la grandeza y majestad del Dios al que servimos y muévenos a responder con el deseo de rendir nuestras vidas con confianza y con la disposición de luchar contra el pecado.


Salmo 94: Oración Pidiendo Justicia

Este salmo presenta un aspecto de nuestra naturaleza humana que en varias ocasiones preferimos ignorar, la injusticia. Los primeros siete versículos nos hablan del hombre injusto y malvado; que está en contra de Dios. Al ver a estos prosperar y hacer continuamente el mal; el salmista le cuestiona a Dios, que sí Él que los formo no hará nada para detenerlos; clamando por defensa. Podríamos llegar a pensar que quien habla vive en perfecta justicia, pero en el versículo 17 dice: “si el Señor no hubiera sido mi ayuda” también hubiese caído en vivir en injusticias.

La diferencia entre estas dos maneras de vivir es que la primera no reconoce a Dios y la segunda descansa en Dios. Lee nuevamente los versículos 17 al 22 y marca todo lo que recibimos de Dios por su misericordia, es esa misericordia manifestada en el cuidado de Dios la que no nos deja caer. Como mencionamos en el Salmo 54 la “justicia” no tiene el mismo resultado para todos; para quien no reconoce a Dios implica destrucción; para los que confiamos en el Señor y dependemos de Él implica deleite.

Pensemos…

¿Puedes identificar actos de injusticia en tu vida? ¿Qué puedes hacer para evitar ser injusta? ¿Descansas en que la justicia perfecta proviene de Dios?

Oremos…

Ayúdanos Señor a rendirnos cada día a ti y depender de tu justicia y agradecerte por tu misericordia.


Salmo 95: Alabanza al Señor y Advertencia contra la Incredulidad

Seguramente no tendrás problema en contestarme la siguiente pregunta: ¿Cómo has visto el cuidado de Dios en tu vida en este año? ¿Este mes? ¿Esta semana? ¿Hoy? Dios cuida tanto de su creación, y aún más cuida de su pueblo, somos suyos, Él nos formó, Él nos salvó. Si puedes reconocer esto la pregunta que nos presenta el salmista hoy es: ¿cómo responderás a Dios?

Nos invita a responder con alabanzas, cánticos, adoración, reconociendo a Dios en todos nuestros caminos. Si no respondemos a esta invitación olvidaremos lo que Dios ha hecho por nosotras y viviendo con un duro corazón. Repasa los salmos de esta semana y pídele al Señor que te ayude a responder en adoración y santidad a su amor. ¡Que tengan un hermoso fin de semana!

Pensemos…

¿Están tus días llenos de alabanza y adoración? ¿Va tu adoración más allá de una canción y llega a un estilo de vida que honra a Dios?

Oremos…

Reconocemos que las circunstancias diarias nos alejan de verte como el centro de nuestra vida, como nuestra salvación y nuestra fuerza. Por lo que en ocasiones nos dejamos llevar y seguimos su rumbo; pero al pasar del tiempo nos damos cuenta de que estamos débiles y vacías; ayúdanos Señor a mantenernos alineadas en ti.


A menos que se indique lo contrario citamos la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy. En ocasiones haremos referencia a un comentario por W. S. Plumer titulado Psalms publicado por The Banner of Truth Trust en 2016.
Anuncios

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s