Despierta Alma Mía: Semana 17 (Salmos 81 al 85)

Salmo 81: Bondad de Dios y Desobediencia de Israel

En esta ocasión el salmista hace un llamado a adorar a Dios por su bondad y cuidado. Recordándole al pueblo de Israel que deben responder al llamado de adoración que Dios les ha hecho; pues es evidente el cuidado que han experimentado de su parte. Les recuerda que no deben tener otro dios, sino que deben estar dispuestos a continuamente obedecer a Dios. Personalmente, veo en este salmo un llamado a la adoración, pero también al arrepentimiento. ¿Arrepentirme de qué? De las muchas veces en que no quiero responder a la voz de Dios en las que me hago como si no lo escuchará.

Piensa en un niño, que mientras lo llamas sigue jugando o corriendo; sabiendo que es llamado a detenerse o tomar otra dirección. Así me he visto escuchando la voz de Dios, pero tratando de ignorarla; como si esto fuera posible. Lo triste es que cuando caemos en la trampa de ignorar su voz, pensamos que estaremos mejor si no respondemos a su llamado por las circunstancias en las que estamos. Pero la realidad es que nos estamos perdiendo de lo mejor que podríamos recibir. Termina el salmo recordándonos que, si obedecemos la voz de Dios, él nos: “alimentaría con lo mejor del trigo, y con miel de la peña te saciaría.”

Pensemos…

¿Puedes identificar cuando has intentado ignorar la voz de Dios que te llama a rendir toda tu vida en adoración y dedicación a él? ¿Puedes ver la diferencia en cuando has ignorado su voz y cuando te propones a obedecerle?

Oremos…

Señor, ayúdanos a confiar más en ti y tu cuidado; para que seamos ligeras en responder a tu llamado, de que seas nuestra prioridad y encontremos como saciar nuestra mayor necesidad en ti.


Salmo 82: Dios, Juez Supremo

En varios salmos hemos hablado y conocido sobre la justicia de Dios; para los que creen el Él y para los que le aborrecen. Aunque este salmo recalca la justicia de Dios y que esa justicia es por sobre todas las cosas. Me llama mucho la atención como somos llamadas a ser justas con los demás. Como dice en los versículos 3 y 4, hacia aquellos que claramente necesitan quien vele por ellos, el débil, el huérfano, el afligido, le menesteroso y necesitado. Aquellos a los cuales su desventaja es evidente y necesitan quienes le hagan justicia. Pero me conmueve aún más la descripción del versículo 5: “ellos no saben ni entienden; caminan en tinieblas.”

Con aquellos que no conocen la Verdad y andan en oscuridad, también debemos ser justos. Cuando estoy en el mercado y veo a una persona agarrando un artículo que cuesta el doble o más que otra marca; o que la persona no está considerando la venta o cupones que están disponibles. Batallo con dos cosas mi timidez y la sensación de entremeterme en su vida; para contarle de la venta; etc. Lo hago porque no me parece justo que gaste más dinero del necesario. Si hago esto por una libra de pan o un cereal; cuanto más movida debo ser a darle a conocer a aquellos que no entienden la Verdad del Evangelio y el amor de Dios; cuando los veo descansando en soluciones no eternas.

Pensemos…

Identifica alguna persona(s) a las que les puedas hacer justicia; ya sea ayudándoles con su situación personal y más importante aún con su situación espiritual.

Oremos…

Dios Justo, has nuestro corazón sensible para ser muestras de tu justicia; tanto para el que necesita físicamente como para el que necesita espiritualmente.


Salmo 83: Oración Contra Enemigos Desafiantes

Mientras leía este salmo, mi corazón se llenó de dolor por la situación en la que se encontraba el pueblo de Israel, que no se compara a nada que yo allá vivido. Al mismo tiempo pensé en el dolor que puedes estar experimentando, con la pérdida de un familiar, con la enfermedad que no te deja ser “normal”, con la dificultad de proveerle a tu familia, con el mal trato de la gente que te rodea, etc. Sea cual sea tu situación, es hermoso recordarnos que Dios escucha nuestra oración y nos responderá. Clamemos a Él para que intervenga en nuestra mayor necesidad; Él lo hará.

Sí, con el pasar del tiempo y con las situaciones difíciles he aprendido a poner mi confianza en Dios y clamar para que intervenga. Pero tengo que admitir que no siempre llego a la conclusión del salmista: “Cubre sus rostros de vergüenza, Para que busquen Tu nombre, oh Señor.” Llegar a esa oración de clamar para que Dios intervenga con mis enemigos, no para que desaparezcan, sino para que puedan conocerle como el único Dios. El Señor nos ayude a seguir madurando y siga formándonos a la imagen de Jesús.

Pensemos…

¿Confiamos en Dios para que intervenga en nuestras situaciones difíciles? ¿Es nuestro deseo que nuestros enemigos vengan al conocimiento de Dios?

Oremos…

Señor, haznos crecer más en ti; haznos madurar para que veamos en nuestros enemigos su necesidad de conocerte a ti; y que nos pongamos en la disposición de ser tus instrumentos para que puedan conocerte.


Salmo 84: Anhelo por la Adoración en el Templo

Estas semanas han sido intensas, me he sentido agotada mental y físicamente. Y una parte de mi quisiera no tener responsabilidades que cumplir y disfrutar de un espacio con la temperatura adecuada, varios de mis libros por leer, acceso a deliciosa comida, tiempo de diversión con mis niños (sin cambiar pañales o calmar llantos); tiempo a solas con mi esposo; mis canales favoritos en la TV, etc. ¿Te puedes crear tu cuadro? De ese lugar dónde lo que está a fuera no interrumpa tu paz.

El miércoles pasado, mientras nos preparábamos para la adoración del domingo; pude entender y experimentar las verdades de este salmo. Cuan precioso, aún más que el cuadro ideal que te describí anteriormente es morar en la presencia de Dios. No hay mejor lugar que la presencia de Dios, ya sea en el templo junto a su iglesia o en nuestra intimidad con él. Ese es el lugar donde nuestra alma será refrescada, dónde seremos llenos de gozo; donde nuestro dolor y cansancio se convierten en gozo y bendición.

Pensemos…

¿A dónde corres a refugiarte cuando necesitas fuerzas y renovar tu gozo? ¿Anhelas como el salmista llegar al templo para adorar al Dios que te sustenta?

Oremos…

Haz crecer en nosotros el anhelo de refugiarnos en tu presencia, de rendirnos en adoración con la seguridad de que tus nos renuevas y sostienes; que fuera de ti nada saciara nuestra alma de forma total.


Salmo 85: Oración Pidiendo Misericordia para la Nación

Este clamor por misericordia para el pueblo de Dios es ciertamente un recordatorio de lo poco que merecemos la misericordia de Dios y por la que debemos estar totalmente agradecidas. El salmista confiaba en las promesas de Dios, hoy esas promesas para nosotras son cumplidas, una realidad en Jesús. Como dice Pablo: “Pues tantas como sean las promesas de Dios, en El todas son sí. Por eso también por medio de Él, es nuestro Amén (así sea), para la gloria de Dios por medio de nosotros.” (2 Corintios 1:20)

Jesús es el cumplimiento de las promesas de Dios; es la Verdad (Juan 14:6); la mayor manifestación de la misericordia de Dios para con todos nosotros; por quien recibimos la salvación, que cumple toda justicia y nos llena de paz. Clamemos para que el Señor abra nuestros ojos a ver su misericordia y su verdad; que nos refugiemos en su promesa cumplida, en Jesús para que hallemos el bien que tanto anhelamos y que solo proviene de nuestra relación con él.

Pensemos…

¿En qué historias del Antiguo Testamento, puedes ver la misericordia de Dios y la promesa de una misericordia futura aún mayor? ¿Puedes ver como Jesús es la promesa cumplida de Dios?

Oremos…

¡Tu misericordia oh Dios, cuán grande es! Muéstranos como la vida de Jesús, su muerte, resurrección y regreso son la mayor expresión de tu misericordia; para que descansemos en ella; y la podamos compartir con otros y llevemos tu gloria a los confines de la tierra.


A menos que se indique lo contrario utilizamos la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy, y de referencia el comentario Psalms por W. S. Plumer publicado por The Banner of Truth Trust en 2016.
Anuncios

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s