Despierta Alma Mía: Semana 6 (Salmos 26 al 30)

Salmo 26: Oración del Integro

Por mucho tiempo al leer este Salmo me sorprendía de lo atrevido que parece el salmista al decirle al Señor, yo he andado en integridad, pruébame. Pensaba, ¿cómo sabiendo de su maldad se expone así delante de Dios? Pero mientras más leo este salmo puedo notar dos cosas. Primero, que las expresiones del salmista no están basadas en sus buenas obras, sino en la misericordia de Dios que esta frente a sus ojos (versículo 3). Segundo, las expresiones del Salmista nos presentan su estatus no como una obra completada, sino como una obra en proceso; noten que no habla en pasado, si no que las acciones que menciona seguirán ocurriendo.

Ya sea que nos presentemos voluntariamente a Dios como el salmista o no; siempre seremos examinados por Dios y la pregunta es: ¿qué encontrará Dios al examinar nuestro corazón? ¿Podremos decir que hemos caminado en integridad, sin hacer o pensar el mal? ¿Que hemos tomado decisiones para guardar nuestro corazón de pecar? De igual forma que el salmista podemos presentarnos delante de Dios en humildad, reconociendo nuestras fallas, pero teniendo delante de nosotras la misericordia de Dios demostrada en Cristo. Sino crees poder pararte delante de Dios con tal seguridad, detente, ora, arrepiéntete de tus pecados y pide su dirección. Como hemos visto en las pasadas semana, Él responderá a tu oración. (ver Salmo 6)

Pensemos…

Andar en integridad no nos ayuda a ganar la misericordia de Dios, andar en integridad muestra nuestro agradecimiento a la misericordia de Dios. ¿De qué manera puedes reflejar ese agradecimiento? De las áreas mencionadas por el Salmista ¿en qué áreas puedes mejorar tu andar?

Oremos …

Examínanos Señor, lo profundo de nuestro corazón; y haznos ver tu misericordia por medio de Cristo; y que podamos responderte con integridad.


Salmo 27: Confianza Absoluta en Dios

Supongo que al igual que yo (y que el salmista) has tenido días en los que las situaciones que atraviesas te llenan de angustia y desesperación. Temporadas en las que no sabemos para dónde ir, que hacer, ni cómo resolver dichas situaciones. Cuando me he encontrado ahí, luego de dar tumbos, agarrar un dolor de cabeza de tanto pensar en múltiples escenarios, etc. Llegó lentamente a la misma conclusión del salmista: El Señor es la fortaleza de mi vida. (v.1)

Mientras más leemos, estudiamos y escuchamos la Palabra de Dios, nuestro conocimiento de la Verdad de Dios aumentará y así también el impacto de estas verdades en nuestra vida. Las verdades de que hemos sido creadas por Dios, que Él nos salvó y que cuida de nosotras, entre otras son nuestra base para descansar en Él como nuestra fortaleza. Reconocemos y confiamos en que no hay nada en este mundo más grande, más fuerte o más temible que Dios. Al buscar solución a nuestros problemas, buscaremos su rostro (v. 8), tendremos paz en nuestro corazón (v. 3), veremos su bondad (v. 13) al descansar en su voluntad; de ahí proviene nuestra confianza. Confianza que nos permite esperar en el Señor, con la seguridad de que Él es nuestra fuerza, nuestra luz y nuestra salvación.

Pensemos…

En medio de nuestras dificultades, mientras tomamos las acciones necesarias ¿incluimos, la oración y la adoración? ¿Descansamos en el Señor como nuestra fortaleza?

Oremos …

Señor si no fuera por la esperanza de tu bondad hubiéramos desmayado, haznos entender tu verdad para que descansemos en ti como nuestra fortaleza, nuestro más alto refugio, quien cuida de nosotras aún en los momentos más difíciles.


Salmo 28: Súplica y Acción de Gracias

Los primeros cinco versículos de este salmo tienen un tono de tristeza y de lamento. Sin embargo, podemos notar como a pesar de la desesperación del salmista, este tiene una seguridad de quien es Dios y de cómo Él obrará aun cuando aparenta ser sordo. El salmista aun así sabe que debe acercarse al Señor, levantar su clamor y esperar una respuesta. De igual forma nos debemos acercar nosotras a Dios en oración con la seguridad de que Él escucha nuestra oración y responderá a la misma. Esto no implica que Dios contestará a nuestra manera cada oración, pero sí que se respuesta nos dará la paz que necesitamos.

Después del versículo 6, el tono cambia a uno de gozo y alegría; no porque las situaciones se hayan resuelto, pero porque el salmista vuelve a ver claramente a Dios; como el Dios que pastorea, que salva y que cuida. Hagamos este un principio en nuestra vida, cuando las circunstancias nublen nuestro pensamiento y nos agobien, es válido llorar, clamar e insistirle a Dios; pero en medio de nuestro llanto, recordemos que Dios es mucho más grande de lo que podemos imaginar y Él nunca deja de ser, el Dios que es nuestra fuerza, nuestro escudo y nuestro libertador escuchará y contestará nuestra oración.

Pensemos…

¿Qué prácticas o disciplinas te ayudarán a mantener tu visión libre de niebla para ver a Dios? ¿Has pensado que Dios no escucha tu oración? ¿Cómo afirma este salmo la necesidad de orar y la seguridad de la respuesta de Dios?

Oremos …

En los momentos más oscuros de nuestra vida, en los que pensamos que ni siquiera nos escuchas; fortalécenos por medio de tu Espíritu para clamar a ti, con la seguridad de que, aunque no entendamos lo que esté pasando a nuestro alrededor tu nos pastoreas.


Salmo 29: La Voz del Señor en la Tormenta

Estas palabras escritas por David parecen haber surgido en un momento en el que David está contemplando destrucción a causa de la naturaleza o recordando algún evento pasado. No importando cual fue la inspiración de este Salmo debemos escuchar el llamado del salmista. En medio de las inundaciones, la destrucción, las tormentas, los truenos, el fuego, el temblor; el salmista hace un llamado a que reconozcamos en medio de estos la majestad de la Santidad de Dios y que respondamos en adoración. La expresión de la creación nos debe recordar que es la voz del Señor, que la creo y quien la ordena.

Los últimos versículos nos recuerdan una gran verdad que las tormentas naturales, emocionales o espirituales suelen nublar en nuestras mentes: “El Señor se sentó como Rey durante el diluvio; Sí, como Rey se sienta el Señor para siempre. El Señor dará fuerza a Su pueblo; El Señor bendecirá a Su pueblo con paz.” No olvidemos que Él es Rey de todo y aunque no lo parezca, él tiene el control de todas las cosas.

Pensemos…

¿Cuál expresión de la creación te hace recordar que Dios fue quien con su voz dio existencia a todo? ¿Puedes ver como Dios sigue en control en medio de las tormentas naturales? ¿Puedes escuchar la voz del Señor en medio de tus tormentas personales?

Oremos …

Señor, ayúdanos a verte sentado en tu trono, reinando en autoridad, para que podamos confiar que después de todas las tormentas en nuestras vidas tu nos bendecirás con paz. ¡Amén!


Salmo 30: Acción de Gracias por haber sido librado de la muerte

Este Salmo nos recuerda una vez más el cuidado de Dios y nos llena de esperanza al saber que Dios proveerá respuesta a toda situación, ya sea angustia o tormenta. Los versículos 5 y 7 nos recuerdan que en ocasiones parecerá como que no veremos el rostro de Dios o que sólo nos queda enfrentar su ira; pero aun así esto solo será por un momento; no durará para siempre. Nos recuerda que en la mañana viene el grito de alegría, los cantos de alabanza al recibir vida. Como vimos en el Salmo 27 veremos su bondad o su favor en lugar de su ira. Él escucha nuestra oración y cambia nuestro lamento en danza.

Es mi oración que las palabras de este Salmo nos sean de consuelo y de ánimo para nuestras noches más oscuras. Recordemos aquella oscuridad que lleno la tierra mientras Jesús colgaba en la cruz (Marcos 15:33) y aquella mañana en la que las mujeres caminaban a encontrarse sin saberlo con una tumba vacía (Marcos 16:1-8); y confiemos en que nuestro luto también será quitado y seremos ceñidas de alegría. Esta alegría no será momentánea, será eterna, hemos sido libradas de la muerte eterna. ¡Cantemos al Señor!

Pensemos…

¿Puedes recordar ocasiones en tu vida en la que Dios obro de igual forma que en la vida del salmista? ¿Estás a la expectativa de una nueva mañana, que traiga alegría de parte de Dios?

Oremos …

Abre nuestros ojos para ver, como has restituido nuestra alegría por medio de la salvación. Despierta nuestra alma al gozo de tu salvación y danos el descanso de confiar en ti.


A menos que se indique lo contrario utilizamos la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy, y de referencia el comentario Psalms por W. S. Plumer publicado por The Banner of Truth Trust en 2016.
Anuncios

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s