Despierta Alma Mía: Semana 1 (Salmos 1 al 5)

¡Bienvenidas a nuestra primera semana! Espero que este tiempo se uno de edificación a tu vida como lo ha sido a la mía y que el Señor nos haga crecer más en conocerlo y vivir nuestras vidas en balance según su Palabra.

 

Salmo 1: Contraste entre el Justo y los Impíos

¿Deseas hacer todo lo posible para que este año seas feliz? El salmista nos dice que feliz es aquel que no se deja llevar por los que no conocen a Dios; quien no sigue el camino de los pecadores, ni se deleita en burlarse de otros. Y si lo pensamos un poco, estas son acciones tan fáciles de tomar. Ahora con tantos “memes” en las redes sociales, con tanto que damos a conocer nuestra opinión y nos dejamos influenciar por la opinión de los demás, cuan fácil es dejarnos llevar y ceder a las creencias y comportamiento de aquellos que no conocen a Dios.

Hacer esto puede que nos ayude a ganar el favor y hasta el respeto de otras personas, pero no nos trae felicidad. Dice el Salmista que nuestra felicidad proviene de deleitarnos en la Palabra del Señor y de vivir por ella en todo momento. ¡Qué Reto y Qué Bendición! Al vivir de esta manera junto a las corrientes de las aguas de la Palabra creceremos como árbol, que no muere y que da fruto a su tiempo. No dice que daremos fruto siempre, pero si a nuestro tiempo, al tiempo de Dios para nuestra vida. Quizás no sepas de qué manera dar fruto, plántate en la Palabra y Dios te hará dar fruto a Su tiempo. Por otro lado, los pecadores, no se sostendrán porque no se alimentan de la Verdad. Y termina diciendo que el Señor conoce nuestros caminos, ya sean justos o impíos.

Pensemos…

¿Estás desesperada por una vida sin fruto aparente? ¿Estás plantada junto a las aguas? ¿Qué cambios debes hacer para no seguir el camino de los pecadores?

Oremos …

Para que el Señor nos de hambre y deseo de conocer más de su Palabra y que le demos el lugar correspondiente a la Biblia en nuestra vida diaria.

Salmo 1


Salmo 2: El Reino del Ungido del Señor

Este salmo nos presenta como las naciones se rebelan y traman en contra del reinado establecido por Dios. Las naciones hacen planes para detener el plan de Dios y su reinado, ¿cómo si esto fuera posible? Nunca he planificado atentados en contra del reinado de Dios, pero si he buscado alguna forma de escaparme de su voluntad (romper sus cadenas, v. 3) o ajustarla a mis preferencias. El versículo 4 nos recuerda cuan insignificantes son nuestras tramas humanas a los ojos de Dios. .

Recordemos que el Rey David tiene la promesa de que su reino será eterno, pero se encontraba en medio de guerras. Aun así, el salmista reafirma la fidelidad de Dios, al reafirmar la promesa del reinado eterno. Y podemos ver esto claramente ahora que tenemos la revelación completa de que el Mesías, Jesús, sería parte de la descendencia de David y este sería Él el Rey Eterno.

Nos exhorta el salmista al final a reconocer al Señor y su reinado; y nos extiende la invitación a no tan solo reconocerle sino a refugiarnos en Él: “¡Cuán bienaventurado son todos los que en Él se refugian!”

Pensemos…

¿Dónde nos refugiamos en los momentos más difíciles? ¿Tratando de mantener el “control” nos rebelamos al reinado del Hijo de Dios?

Oremos …

Para que el Señor nos ayude a reconocer nuestra rebelión y que corramos a refugiarnos en Él en lugar de recurrir a nuestra autosuficiencia.

Salmo 2


Salmo 3: Oración Matutina de Confianza en Dios

El Rey David se encuentra batallando con la desilusión de que su propio hijo se ha rebelado en su contra y en medio de su lucha escribe esta oración que la podemos hacer nuestra, aunque estemos en diferentes circunstancias. En el versículo 2 vemos como otros le ponen obstáculos a su salvación; cuantas veces nos sucede esto a nosotras, cuando por una razón u otra somos juzgadas por nuestras debilidades o las dificultades que vivimos e itentan alejarnos de Dios. Sin embargo, que hermosa la verdad descrita en las próximas exclamaciones: clamé y Él me respondió; Él me sostiene; la Salvación es del Señor.

Este breve salmo nos recuerda que no importa las traiciones que podamos recibir de parte de amigos, familiares o compañeros de trabajo; es el Señor el que nos sostiene, Él es nuestro descanso y en medio de las dificultades que estemos viviendo podemos decir: “yo me acosté y me dormí; desperté, pues el Señor me sostiene.”

Nota: La palabra Selah, que se entre paréntesis, significa descanso o silencio. Es un término musical indicando que al cantar el Salmo se debe realizar una pausa.

Pensemos…

¿Te has sentido traicionada? ¿Hay algo que te hace pensar que no puedes estar cerca de Dios? Repasa el Salmo e identifica todo lo que Dios es para ti, cuando eres parte de su pueblo.

Oremos …

Para que nuestras almas descansen en la verdad de que el Señor nos sostiene y qué si estamos en Cristo nada nos puede separar de Él; y para que despertemos con la seguridad que Él es nuestra Salvación.

Salmo 3


Salmo 4: Oración Vespertina de Confianza en Dios

Que confianza la de David, de que recibirá respuesta a su clamor por el Dios que es su justicia. Al leer este salmo me hace pensar en que nuestra alegría no proviene de la abundancia de bienes, ni de las acciones que nos satisfagan o de las simplezas de este mundo que se esfuman cuando menos lo esperamos. Sino nuestra alegría y seguridad provienen de honrar a Dios, meditar en su Palabra y vivir en justicia para Él.

Mucha gente como dice en el versículo 6 se preguntan: ¿quién nos mostrará el bien? ¿cómo alcanzaremos la felicidad? El Salmista nos responde que esa alegría, felicidad y bien que tanto anhelamos lo recibimos bajo la luz del rostro de Dios. Juan 1:14 nos dice que: en Jesús, Dios habito entre nosotros y le vimos cara a cara. Conocer a Dios por medio de Jesús, su obra redentora y las implicaciones eternas que tiene a nuestras vidas es la fuente de nuestra alegría.

Pensemos…

¿Cuántas cosas has logrado o adquirido pensando que te harán feliz? ¿Cuánto te duro esa felicidad? ¿Has visto la luz del rostro de Dios, conoces la obra redentora de Jesús?

Oremos …

Por la gracia del Señor en nuestras vidas para que podamos ver a Jesús en nuestro día a día y que entendamos que conocerle es la fuente de nuestro gozo y alegría.

Salmo 4


Salmo 5: Oración pidiendo Protección de los Malos

Al leer el salmo podemos imaginar la temporada difícil en la que se encontraba el salmista, la mención de enemigos, de lamento y destrucción nos lo confirman. De esta oración podemos aprender unos principios de cómo comportarnos en medio de nuestras temporadas difíciles:

  1. Presentarnos de mañana; ya saben por la introducción del devocional que no tiendo a levantarme muy temprano, pero he aprendido que en mis momentos de mayor debilidad tengo que hacer ajustes y presentarme delante de Dios antes de arrancar el día.
  2. Acercarnos a Su casa con reverencia y rendirnos ante Él. En nuestros intentos de querer resolver las situaciones a las que nos enfrentamos podemos decir no tengo tiempo o no puedo congregarme; sin embargo, el lugar donde debemos estar para recargarnos y ser guiadas es en medio de la congragación.
  3. Alegrarnos y cantar con júbilo, porque Él es nuestro escudo. Honestamente cuando las cosas se están poniendo duras lo menos que quiero es cantar, pero el Salmista nos recuerda que nuestro gozo, el gozo verdadero y la felicidad completa no proviene de las circunstancias que nos rodean sino del Dios que nos rodea con su favor y misericordia.

La próxima vez que la temporada de tu vida cambie a una tempestuosa, lee este salmo nuevamente y recuérdate refugiarte en el Señor y su misericordia.

Pensemos…

¿Cuál es tu plan de acción espiritual cuando llegan las temporadas difíciles? ¿Qué cambios tienes que hacer en tus rutinas para aplicar estos principios?

Oremos …

Para que cada dificultad que se nos presente nos sea un recordatorio de en donde se encuentra nuestro refugio y que corramos a Él.

Salmo 5

A menos que se indique lo contrario citamos la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy. En ocasiones haremos referencia a un comentario por W. S. Plumer titulado Psalms publicado por The Banner of Truth Trust en 2016
Anuncios

Un comentario en “Despierta Alma Mía: Semana 1 (Salmos 1 al 5)

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s