Sirviendo a una familia con necesidades especiales

banner-ABRIL

En el último escrito les mencionaba que abril es el mes de la concientización sobre el Autismo; con el fin de alentar a los padres y cuidadores, en Tomados de la Mano recordamos que en todo momento contamos con el cuidado de Dios. En esta ocasión me dirijo a aquellos que conocen una familia con niños especial, o una familia en la que un miembro de la familia tiene una condición de salud que afecta o trae una nueva “normalidad”.

Quizás has visto una madre o padre tratar de calmar a su niño con una “rabieta” en el pasillo de una tienda o en la iglesia; y has pensado si podrías hacer algo para ayudar. A continuación, algunas recomendaciones que serán de gran ayuda para la familia y para el niñ@. En lo personal es una bendición cuando alguien que no es familia directa ha hecho alguna de estas por nosotros.

Conoce la condición. No tienes que convertirte en un experto o en un terapista, pero investiga un poco como afecta la condición al niñ@. De esa manera estarás menos sorprendid@ con sus acciones o reacciones, y podrás ayudar directamente. Otra opción es conversar con los padres y hacer preguntas de cuáles son los efectos directos, al hacerlo mantén una actitud sensible, ya que puede ser un momento muy emotivo y hasta doloroso para ellos.

Conoce al niño. Dentro del Espectro del Autismo, cada niño puede reaccionar de forma diferente a los estímulos, así que comparte con él o ella para que conozcas que le gusta, que lo calma y por otro lado que lo altera o no le gusta. Nuevamente habla con los padres y pregunta de forma sensible. Por ejemplo, si has notado que el niño llora sin razón aparente, no digas: ¿Por qué el siempre llora? Es mejor que preguntes: ¿Qué le hace llorar? ¿Lo puedo ayudar de alguna manera?

Interactúa con el niñ@. En nuestro caso Jonatán es no verbal, pero esto no impide que él utilice otros medios que no son su voz para comunicarse e interactuar con otros. Otros niñ@s pueden comunicarse con más facilidad y las dificultades que tengan las podrás identificar y aprender a sobrepasar con la práctica. Haz los intentos y esfuerzos necesarios para establecer una comunicación directa con ellos. No los ignores, o los trates como si no entendieran lo que está sucediendo a su alrededor. Unos días después del quinto cumpleaños de Jonatán, le digo a un grupo de niños; “aquellos de cinco años o más hagan una fila aquí” y el primero en la misma fue Jonatán. No subestimes su comprensión a base de sus habilidades para comunicarse.

No tengas lástima. Es cierto que la condición hace que el desarrollo del niñ@ sea más retante que el de otros niños; y hay muchos aspectos por los que podrías considerar ser flexible en la disciplina. Sí, hay destrezas que quizás no han dominado aún y que le pueden llevar a no cumplir todas las normas, pero no debes llegar a un extremo de no aplicarle reglas, ya que esto no es beneficioso para ellos. De la misma manera, ten consideración con los padres, pero no les tengas lástima, cuidado con expresiones como: “No sé cómo puedes con todo esto.” Podrías decir: “Admiro como amas a tu familia y los esfuerzos que haces por tu niñ@.”

Regala tiempo libre. Todo padre tiene sus estándares para determinar a qué persona le puede dejar sus niños para tener unas horas libres, asistir a una clase, cumplir con el trabajo, etc. Los padres con niñ@s con autismo tenemos estándares aún mayores, y aún mayores preocupaciones. Ya que muchos de ellos no podrán contarnos qué sucedió en esas horas, o no podrá tan fácilmente dar a conocer sus necesidades. Así que para que puedas regalar tiempo libre, conoce al niñ@, comparte con él en su casa y asegúrate de que te haya visitado antes de quedarte a solas con ellos. De la misma manera gana la confianza de los padres y esto lo lograrás al hacer varias de las cosas antes mencionadas.

Demuestra amor. Procura mostrar amor tanto al niñ@ como a los padres, un amor sincero y dispuesto a servir sus necesidades. Ama a la manera del niñ@, probablemente no habrán besos o abrazos, pero dedica tiempo, trata de entenderlo así el niño sabrá que te preocupas por él. No te ofendas si el niñ@ no nota tu presencia o responde de una manera que no esperas, aprende su lenguaje de amor y usálo.

Orar. Esta es la acción más fácil y más importante que puedes hacer por la familia, en los momentos más difíciles, cuando la frustración y la incertidumbre son agobiantes; cuando las fuerzas parecen que se están acabado; necesitamos la oración de otros. Ora para que Dios fortalezca a la familia (incluyendo a los hermanos), para que en medio de las dificultades continuemos viendo su Gracia para con nosotros y como Él se perfecciona en nuestras debilidades.

Pudiera seguir mencionando pequeños detalles que serán muy apreciados por las familias con nin@s con necesidades especiales, pero estas son algunas de las que nos han bendecido y algunas de las que quisiera ver más no tan sólo para con mi familia y mi príncipe azul; sino para con otros. Cada día son más los niñ@s diagnosticados con el Espectro del Autismo, por lo que es muy probable conozcas a alguno de manera cercana; te exhorto a que seamos más conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor y puedas servir a una familia. Si no conoces una personita con Autismo, probablemente conoces una familia que esté pasando situaciones igual de retantes, con otros nombres a las que de igual forma puedes servir.

Vivir con Autismo no tan solo es un reto para el individuo, es un reto para la familia. Hazlo también tu reto, conoce, sirve, ama y ora; y sé parte de una aventura azul.

 

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s